''JESUCRISTO ES EL VERDADERO DIOS''

Comparte esta bendición

Fortalecidos para seguir

Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, tocóle, diciendo: Levántate, come: porque gran camino te resta. Levantóse pues, y comió y bebió; y caminó con la fortaleza de aquella comida cuarenta días y cuarenta noches, hasta el monte de Dios, Horeb. (1a de Reyes:7-8)

Elías el tisbita vio la gloria de Dios en el monte Carmelo, los profetas de baal tenían el mando y gobernaban la nación Judía, pero un día aparece Elias el tisbita, Elías fue y se presento ante el rey Acab y le dijo vive Jehová delante del cual estoy que no habrá lluvia ni roció si no por mi palabra, con que confianza hablaba Elías. La pregunta para todos es ¿delante de quien estamos nosotros? estamos ante la presencia del Rey de Reyes delante del Poderoso en batalla llamado Jesucristo, que hermoso es hablar como Elias La Biblia dice que dio su mensaje y se fue desapareció, cuando el rey Acab quiso aprenderlo el ya no estaba, Elías estaba en la precencia del Dios todo Poderoso.

Después Elías obedeciendo las indicaciones que Dios le dio. Dios le dijo Elías vete escóndete en el arroyo de Querib he preparado que los cuervos te lleven pan y carne por la mañana y por la noche y beberás de las aguas del arroyo, pero vino el tiempo que el arroyo se seco no tenia agua, Elias espero pacientemente a que Jehová le hablara, entonces al poco tiempo Jehová le hablo y le dijo Elías: Levántate y vete a Sarepta de Sidon allí en contraras una viuda para que te sostenga, estimados lectores hermanos nuevamente podemos contemplar el Poder de Dios una viuda que le podía ofrecer al profeta de Dios, una viuda que le podía ofrecer a Elías pero Dios había dicho la tinaja del harina no va a escasear ni botija del aceite menguara y Dios es fiel en sus promesas, El no nos falla nunca, lo único que Dios pide a cambio es que seamos adoradores en espíritu y verdad.

La Biblia dice que llego Elías con la viuda y le dice, mujer, ruégote que me traigas un vaso con agua y cuando la mujer ya iba por el agua le dijo también tráeme un bocado de pan y la viuda ya no pudo contestar sino que dijo ¡a Señor mio! vive Jehová tu Dios que no tengo pan cocido solamente un puñado de harina y un poco de aceite y ahora cojía dos leños para entrar y prepararlo para mi y para mi hijo entonces Elias le dijo: No hayas temor ve, haz como has dicho pero hazme a mi primero una torta cocida debajo de las cenizas y tráemela y después harás para ti y tu hijo. entonces ella fué, e hizo como le dijo Elías; y comió él y ella y su casa muchos días por el poder glorioso de Jesucristo.

Pasados muchos días, fué palabra de Jehová a Elías en el tercer año, diciendo: Ve preséntate ante el rey Acab, hermanos como Dios le pide a Elías que fuera ante el rey Acab si este lo buscaba para matarlo. Pero hermanos el justo vive confiado como un león sillo. en el libro de Reyes dice que Elias se fue y cuando se encontró con el rey Acab el rey le dijo lo señalo tu eres el que alborotas a Israel Elías le contesto no yo no soy sino eres tu y la casa de tu padre, dejando los mandamientos de Jehová, y siguiendo a los Baales. Elías era un recto que obedecía a Dios, Elías le dijo al rey mañana llévame al pueblo de Israel y a los 450 profetas de Baal, y a los cuatrocientos profetas de los bosques que comen de la mesa de Jezabel al monte Carmelo, allí se sabrá quien es Dios, allí se vería el poder de Dios todo poderoso sea bendito Jesucristo. Al otro día allí estaba el valeroso tisbita el profeta de Dios y estando allí Elías les dijo las indicaciones, como vemos los profetas de baal eran como 450 hombres Elïas era solo un hombre sencillo un hombre humilde.

Los profetas de Baal prepararon el altar conforme a sus costumbres, Elías los desafió les dijo dénsenos pues dos bueyes y escojan uno y córtenlo en pedazos y pónganlo sobre la leña pero no pongan fuego y yo preparare el otro buey y no pondré fuego; Elías tomando doce piedras conforme al numero de tribus de los hijos de Jacob el cual había sido dado palabra de Jehová diciendo, Israel sera tu nombre. Elías les dijo a los profetas de Baal el Dios que contestare por medio de fuego ese sea Dios, y ellos tomaron el buey que les fue dado, y aprestáronlo, e invocaron en el nombre de Baal desde la mañana hasta el medio día, diciendo: ¡Baal, respóndenos! Mas no había voz, ni quien respondiese; Y aconteció que al medio día, que Elías se burlaba de ellos, diciendo: Gritad en alta voz, que dios es: Quizá está conversando, o tiene algún empeño, o va de camino; acaso duerme, y despertara. Y como paso el medio día, y ellos profetizaran hasta el tiempo del sacrificio del presente, y no había voz, ni quien respondiese ni escuchase.

Elías dijo entonces a todo el pueblo de Israel: Acercaos a mi. Y todo el pueblo se allego a él. Elías preparo el buey lo corto en pedazos y lo puso sobre la leña derramo cuatro cantaros de agua y la derramo sobre la leña y lo hicieron hasta tres veces de modo que el agua corría sobre el altar cuando llego la hora de ofrecer el holocausto, llegóse el profeta Elías y dijo Dios de Habraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob respóndeme por fuego y hoy sea manifiesto que tu eres Dios y que yo soy tu siervo, y que por mandato tu yo he hecho todas estas cosas y entonces cayo fuego del cielo y consumió el holocausto y todo el pueblo supo que Jehová es Dios. Y viéndolo todo el pueblo, cayeron sobre sus rostros, y dijeron: ¡Jehová es el Dios! ¡Jehová es el Dios! Y díjoles Elías: Prended á los profetas de Baal, que no escape ninguno. Y ellos los prendieron; y llevólos Elías al arroyo de Cisón, y allí los degolló. Y entonces Elías dijo á Acab: Sube, come y bebe; porque una grande lluvia suena. Y Acab subió á comer y á beber. Y Elías subió á la cumbre del Carmelo; y postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas. Y dijo á su criado: Sube ahora, y mira hacia la mar. Y él subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió á decir: Vuelve siete veces. Y á la séptima vez dijo: Yo veo una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre, y nueva mente el poder glorioso de Jesucristo la mano poderosa de Jesucristo mano protectora, mano bendecidora, cuando no estamos atentos a la voz de Dios no oímos nada, pero cuando estamos atentos a la voz de Dios empesamos a ver cosas maravillosas.

Se fue el profeta Elías se fue el rey Acab, el rey Acab le dice a Jezabel a esta terrible mujer idolatra, todo lo que Elías había hecho, de como había muerto a cuchillo a todos los profetas de Baal. Entonces Jezabel se enoja, asi también se enoja el diablo cuando sabe que hay victoria en el nombre de Jehová de los ejércitos, Jezabel manda un mensajero a Elías diciendo asi me hagan los dioses, y asi me añadan, si mañana a estas horas yo no haya puesto tu persona como la de uno de ellos, entonces Elías sintió miedo empieza a huir de esa Jezabel, cuantos de nosotros tenemos miedo a esa Reina a esa ramera, pero hay poder en Jesucristo, hay poder en Jesucristo, todos nos acobardamos pero es que perdemos de vista a Jesucristo, pero cuando miremos con los ojos de la fe diremos contigo nada me faltara, contigo nada me pasara yo ire seguro porque tu Jehová eres Dios, pero eso lo hace la fe algunos estamos por necesidad, otros por agradecimiento, nadie vea hacia tras nadie vea a la derecha ni a la izquierda veamos al blanco perfecto que es Jesucristo.


Por: Jose Pino Rosario

¡Dios los bendiga!

=================================================================

Mas temas para leer

=================================================================

Enséñanos de tal modo á contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría.
(Salmos 90:12) 


















No hay comentarios :

Publicar un comentario

Recuerda un comentario nos ayuda a mejorar, o bien que te gustaría que publicáramos en este sitio

Suscribase Por correo a Tisbita hombre de fe

Quizás también te interese:

Google+