''JESUCRISTO ES EL VERDADERO DIOS''

Comparte esta bendición

A los pies de Jesús

 

Lugar de reposo y descanso Espiritual. (Lucas 8: 35)

Y salieron á ver lo que había acontecido; y vinieron á Jesús, y hallaron sentado al hombre de quien habían salido los demonios, vestido, y en su juicio, á los pies de Jesús; y tuvieron miedo.






Lugar donde se recibe el perdón de los pecados. 

Y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los limpiaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume. (Lucas 7:38-48)

En la época de Jesús, se acostumbraba recostarse mientras se comía. Los invitados se recostaban sobre lechos con sus cabezas cerca de la mesa, permitiéndoles apoyarse en un codo y estirar sus pies. La mujer pudo con facilidad ungir los pies de Jesús sin tener que acercarse a la mesa.

Simón cometió varios errores sociales al pasar por alto lavar los pies de Jesús "una cortesía que se extendía a los invitados, ya que con el uso de las sandalias los pies se ensuciaban mucho), ungir su cabeza con aceite y ofrecerle el beso de bienvenida. ¿pensó quizás que era demasiado bueno como para tratar a Jesús como igual?. La mujer pecadora, por contraste, derramó lágrimas y perfume costoso y besó a su Salvador.

En esta historia la prostituta es generosa, y no el avaro lider religioso, quien obtiene el perdón de sus pecados. Aunque es la gracia de Dios mediante la fe lo que nos salva y no actos de amor ni de generosidad, los hechos de esta mujer demostraron su verdadera fe, la cual Jesús honró.
El amor se desborda como reacción natural al perdón y al afecto apropiado de la fe. Pero solo los que reconocen la profundidad de su pecado pueden apreciar todo el perdón de Dios que se les ofrece. Jesús rescata a todos sus seguidores de la muerte eterna, sea que alguna vez fueran malvados en extremo o que fueran convencionalmente buenos. ¿Valora la infinita misericordia de Dios? ¿Está agradecido por su perdón?

Los fariseos pensaban que solo Dios podía perdonar pecados, de manera que se admiraban que este hombre, Jesús, dijera que los pecados de la mujer eran perdonados. No veían a Jesús como Dios.

Lugar donde se recibe la sanidad Divina.

Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos,mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó.(Mateo. 15:30).

Muchos fueron llevados a Jesús  por sanidad y Él los sanó. Jesús está dispuesto a curar vidas quebrantadas y nosotros podemos ser un puente entre la gente necesitada y Dios. ¿Conoce a alguien que necesite el toque sanador de Jesús? Los puede llevar  a Jesús por medio de la oración o explicándoles la razón de su fe (1 de Pedro 3:15). Luego deje que Jesús obre en ellos. 
  
Lugar donde se aprende a vivir la vida espiritual.

Esta tenia una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. (Lucas 10:39)

La persona más pobre en cosas exteriores puede ser la más rica interiormente. Sólo es necesario que viva espiritualmente y no se deje llevar por deseos insignificantes que no tienen ningún valor real. Aunque parezca incoherente, cuando Dios quiere enseñar hacer a una persona espiritual empieza por vaciarla, pero lo hace como quien saca de un bolso las monedas de cobre para llenarlo luego con monedas de oro. Dios le da la luz de la consciencia y la desprende de su egolatría, la deshincha de lujuria, soberbia y de vanidad y, cuando el egoísmo sale por la puerta de atrás, la consciencia y el amor entran por la puerta principal. Cuando el corazón se llena del amor de Dios se siente a la vez el más puro y más tierno amor humano. Si una persona espiritual, evolucionada y superior encontrara en su corazón una sola fibra que no perteneciera a Dios obraría inmediatamente de la manera más adecuada.

 Lugar donde debemos orar. 


Y vino uno de los principales de la sinagoga, llamado Jairo; y luego que le vio, se postró a sus pies. ( Marcos. 5:22-23)

Debemos orar porque lo necesitamos. Lo necesitamos porque en nosotros hay una demanda de esa comunicación plena, total, perfecta. Y sólo Dios cumple totalmente esa función de ser alguien con quien pueda entenderme del todo, y también alguien que puede comunicarse conmigo. Existen cosas en nosotros que nunca podremos comunicar a otros, no porque sean íntimas o privadas, sino porque son incomunicables. Ciertos impulsos, ciertas aspiraciones, ciertos matices interiores son totalmente inexpresables a través de los sentidos, aunque puedan ser intuibles. Pero en Dios todo esto se expresa, se comunica constantemente por medio de la oración.
 
La oración es, pues, un medio para ensanchar la consciencia; no sólo un medio para pedir algo, sino un medio para crecer. Dios no hace que nosotros tengamos que orar porque quiere ser rogado para dar las cosas, eso es absurdo. Orar significa romper barreras que hay en nuestra mente y en nuestro corazón que nos mantiene encerrados dentro de una falsa idea de aislamiento. Cuando hablamos con Dios estamos comunicándonos con algo infinito. Y esto es un ensanchamiento, un crecimiento, una expansión de nuestra consciencia afectiva.

Lugar donde se agradecen lo favores del Señor.

Y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano. (Luc 17:16)

Jesús sanó a los diez leprosos, pero solo uno regresó para darle gracias. Es posible recibir grandes regalos de Dios con un espíritu ingrato, nueve de los diez leprosos actuaron así. Sin embargo, el leproso agradecido aprendió que su fe jugo un papel importante en su curación. Así pues, los cristianos agradecidos crecerán en el conocimiento de la gracia de Dios. Dios no demanda que le demos gracias, pero se complace cuando lo hacemos y usa nuestro espíritu de agradecimiento para enseñarnos más de Él

 Lugar donde se recibe consuelo. (Juan 11:32-33)

María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habria muerto mi hermano.
Juan enfatiza el hecho de que contamos con un Dios que se interesa por nosotros. Este retrato contrasta con el concepto griego de Dios que era popular en aquel entonces: un Dios sin emociones que no se involucra con los humanos. Aquí  vemos muchas de las emociones de Jesús: compasión, indignación, tristeza, incluso frustación. Con frecuencia expresó sus emociones profundas y nunca debiéramos temer revelarle nuestros verdaderos sentimientos. Él los entiende, pues los experimentó. Sea sincero y no trate de ocultarle nada a su Salvador. A Él le interesa.

Cuando Jesús vio a los que lloraban y se lamentaban, lloró. Quizás se identificó con el dolor de ellos o es posible que la incredulidad lo haya preocupado. Sea cual fuere el caso, Jesús demostró su inmenso interés en nosotros al llorar junto a nosotros cuando sufrimos.


Lugar de adoración y alabanza. ( Apocalipsis. 1:17)

Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y él  último.

¡Dios los bendiga!


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Recuerda un comentario nos ayuda a mejorar, o bien que te gustaría que publicáramos en este sitio

Suscribase Por correo a Tisbita hombre de fe

Quizás también te interese:

Google+