''JESUCRISTO ES EL VERDADERO DIOS''

Comparte esta bendición

La Iglesia y la gran tribulación




Respecto a la gran tribulación, inevitablemente mucho se ha escrito ya. Se ha dicho que es la septuagésima semana de siete años que fue predicha por Daniel; que concluye los tiempos de los gentiles y en ella se cumplirán los juicios de los gentiles; que sera caracterizada por el reinado de la bestia, el hombre de pecado; que sera el tiempo de angustia para Jacob; que no tiene relación alguna con la iglesia y que terminara con la gloriosa aparición de Cristo. Tal serie de características relacionadas establece la verdad de que este breve periodo es incomparable en su significado y en sus realidades. La transición de los tiempos de los gentiles, incluyendo la destrucción completa de sus instituciones, sus gobiernos y la realización de sus juicios, hasta el establecimiento del reino de justicia y paz del Mesías, es el clímax de toda previa historia humana. Es la consumación del propósito divino para la tierra. Es la derrota y destrucción de todas las fuerzas de maldad (1a de Corintios 15:25-26). 


El echo de que tantos eventos se verificarán en un periodo de siete años y realmente un poco menos (Mateo 24:21-22).  realza la importancia de ese período como de mayores eventos que cualquier otro período conocido en la historia  y en la profecía . Al creyente se le anima a hacer un estudio minucioso de las Escrituras, que revelan: 


1.- El echo de este período, (Deuteronomio 4:29-30, Salmos 10:1-10, Jeremías 30:4-7, Daniel 9:27, y 12:1, Mateo 24:9-28, 2a de Tesalonicenses 2:8-12, Apocalipsis 3:10, 7:13-14, 11:1-19). 

2.- Los juicios que tendrán que caer entonces sobre las naciones, (Salmos 2:1-10, Isaias 63:1-6, Mateo 25:31-46).

3.- Los juicios sobre Israel, o los sufrimientos y la salvación de la nación que vendrán entonces, (Isaias 63:1, Ezequiel 20:33-44, Malaquias 3:1-6, Mateo 24:23, 25:30).

Como se ha indicado previamente, el libro del Apocalipsis es la consumación de toda profecía bíblica y es de suma importancia el hecho de que casi la mitad de ese libro se dedica a la descripción de la ultima mitad de la septuagésima semana de Daniel, o  sea el período de la gran tribulación y que casi las dos terceras partes del libro se dedican a los eventos que acontecen dentro de los siete años de la duración de ese período, Realmente, se necesita  una gran imaginación para poder colocar en la historia pasada los juicios profetizados en los capítulos 6 al 19 del Apocalipsis. Unos escritores han intentado hacer este ajuste en detalles. La mayoría prefiere permanecer en el campo de las generalidades indefinidas y excusan su propia incertidumbre al decir que el Apocalipsis está encubierto y obscuro, Todos los escritores sobre este libro que quieren formar un ejercicio predilecto o forzar una interpretación definida, se forjan para si suficiente libertad para sus teorías, enfatizando el supuesto misterio que esconde su mensaje, sin embargo el libro es una REVELACIÓN. 

En este punto se deben considerar los desacuerdos que existen sobre si la iglesia pasará o no la gran tribulación. Se esta creando una extensa literatura mientras se discute este problema, y sera de provecho al cristiano leer con atención lo siguiente: 

 La naturaleza de la gran tribulación

Anterior mente se presento la base para demostrar que el periodo de la tribulación, que se experimentara en el mundo sera de conclusión de los años profetizados, los cuales deben verificarse entre el tiempo, desde que Israel fue arrancado de su tierra, hecho, que aconteció cuando Babilonia los llevó en cautividad y el regreso final de ese pueblo a su tierra para la completa realización de sus bendiciones pactadas bajo el reíno del Mesías, con excepción de la edad intercalada de la iglesia, en este periodo mide exactamente 560 años consecutivos, que se han dividido en intervalos, que son los 70 años de la cautividad babilónica, como se predijo por Jeremías. (Jeremías 25:11-12), 49 años en los cuales Jerusalem sería reconstruida (Daniel 9:25), 434 años hasta que el Mesías sea quitado (Daniel 9:26) y 7 años en los cuales el pacto entre el príncipe y el pueblo sera confirmado. Esta es la medida exacta de los tiempos de los gentiles, aunque estos años están igualmente llenos de eventos que pertenecen a Israel.

En los últimos 7 años el ultimo emperador romano la bestia se le vantara y los tiempos de los gentiles terminaran con la gloriosa aparición del Mesías. Todo lo que pertenece a los tiempos de los gentiles comenzó con la cautividad babilónica y aparte de la edad intercalada de la iglesia sera restaurado y consumado en los 7 años futuros. La conclusión es por tanto, que solamente si se encontrara a la iglesia como parte de los tiempos de los gentiles antes que el Mesías fuese quitado podría decirse que ella estará presente en los 7 años de consumación. Solamente la forma mas ciega de la Teología del pacto podria desconocer  las abundantes evidencias en las Escrituras de que la iglesia no esta en los 483 años de Daniel, o  en cualquiera de los períodos históricos del antiguo Testamento. Aquellos que quisieran introducir a la iglesia en los 7 últimos años de los tiempos de los gentiles son culpables de la introducción de un elemento en ese período que no cabe en ese tiempo porque no estará en la tierra durante esos años de eventos que consumara ese período. 

Como una confirmación de estas distinciones puede afirmarse otra vez que ningún pasaje del Nuevo Testamento requiere que la iglesia sea colocada en ese período, tampoco hay Escritura del Nuevo Testamento que amoneste a la iglesia tocante a la tribulación como si estuviera en peligro de ella. 

Ademas, el propósito de la gran tribulación es totalmente extrinseco a la iglesia. Ese periodo está declarado ser para los juicios finales de Dios sobre un mundo que rechaza a Dios y a Cristo y esto sera el fin del sistema mundial, aun mas, la iglesia no es parte del mundo (Juan 15:18-19,17:14-16, 1de Juan 5:19), ni sera traída a juicio de condenación (Juan 5:24, Romanos 8:1). La iglesia sera juzgada pero en relación a recompensas que pertenecen a los que fueron fieles, pero este juicio no sera en la tierra sino en el cielo y seguramente no es parte de la tribulación terrenal. Exigir que los creyentes tengan que experimentar el terrible juicio y la destrucción que tiene que caer sobre los incrédulos, es hacer violencia a toda la característica de la gracia redentora de Dios.

La naturaleza de la Iglesia

Una comprensión correcta de la naturaleza de la iglesia es mucho mas concluyente que todo otro argumento para determinar la cuestión que se trata, Que ella no puede participar en la gran tribulación ha quedado establecido final mente para todos los que comprenden la verdad esencial de la relación del creyente con Dios basado sobre su posición en Cristo. No solo es la iglesia un producto especifico de esta edad sin ninguna relación con otra edad sino que cada creyente es acepto perfectamente ahora y para siempre delante de Dios, la justicia de Dios le es imputada y siendo salvo de este mundo ya no pertenece a este mundo, así como Cristo no es de este mundo (Juan 15:18-19, 17:14-16). La tribulación venidera es el juicio de este mundo, e Israel tiene parte en ella porque  aun no es salvo (Romanos 11:26). El creyente siendo lo que es en Cristo justamente no puede tener lugar en los juicios de este mundo así como tampoco Cristo.

Tras de esas teorías que afirman que la iglesia pasara por la gran tribulación esta la herejía arminiana de que el creyente contribuye algo a su aceptación delante de Dios y, si no fue cumplido en esta responsabilidad, sera purgado y purificado por los sufrimientos que proporciona la tribulación hay cierta verdad que corresponde a la fidelidad personal del creyente; pero, esto, como se ha visto tiene una consumación delante de Cristo en su trono de juicio en el cielo, en cuanto a alguna condenación u otro juicio el creyente esta completamente libre para siempre, sobre la justísima base de que un substituto llevó la condenación y juicio y ha provisto una posición perfecta delante de Dios. Esta totalmente demostrado por las Escrituras que el creyente a sido libertado de todos los juicios de condenación ( Juan 3:18, 5:24, Romanos 5:1, 8:1, 33-34, 1a de Corintios 11:31-32). En general, aquellos que sostienen que la iglesia experimentara la gran tribulación afirman que todos los creyentes entraran en ese período de sufrimiento, aunque hay otros que creen en un arrebatamiento parcial es decir que la iglesia sera dividida y los espirituales que siempre incluyen a los que sostienen esta idea, irán directamente al cielo, mientras que los que no son espirituales sufrirán por sus pecados en la tribulación. Esto se constituye en un purgatorio protestante. 

La respuesta a todos estos conceptos es el reconocimiento de la verdad de que, cuando los miembros de esta raza pecadora van al cielo, no es sobre la base de su propio mérito si no por el mérito de Cristo, hay que recordar que cada creyente ya esta perfectamente justificado para siempre (Romanos 5:1, 8:30-34), y todo esto dentro de los limites de la justicia divina (Romanos 3:26). De modo que la contención de que la iglesia pasara por la gran tribulación viene a ser un insulto a la gracia inconmensurable de Dios en Cristo, como también una incredulidad hacia ella. El suponer, como algunos quieren afirmar, que la gran tribulación se exagera considerablemente con respecto a sus sufrimientos , viene a ser una contradicción  directa a las palabras de Cristo, Porque  el dijo: "Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá, Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados" (Mateo 24:21-22). 

Lo que Cristo declara ser supremo e incomparable no es ninguna exageración de los hechos. Y en aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está por los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fué después que hubo gente hasta entonces: mas en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallaren escritos en el libro (Daniel 12:1). 

Aquellos que enseñan que la iglesia entrara en la gran tribulación, que declaren  como los que son vestidos con la justicia de Dios, justificados eternamente y completamente rescatados del mundo, pueden, según algún razonamiento o revelación, ser echados en esos últimos juicios que caerán sobre un mundo gobernado por satanás que rechaza a Cristo..... Continuara



¿De vera la ultima generación de la iglesia sufrir de manera especial?.....


===================================================================

Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios 
por medio de nuestro Señor Jesucristo:
(Romanos 5:1)

===================================================================




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Recuerda un comentario nos ayuda a mejorar, o bien que te gustaría que publicáramos en este sitio

Suscribase Por correo a Tisbita hombre de fe

Quizás también te interese:

Google+