''JESUCRISTO ES EL VERDADERO DIOS''

Comparte esta bendición

¿Qué dice la Biblia acerca del legalismo?

La palabra “legalismo” no se encuentra en la Biblia. Es un término que usan los cristianos evangélicos para describir una posición doctrinal enfatizando un sistema de reglas y reglamentos, para alcanzar tanto la salvación como el crecimiento espiritual. Los legalistas creen que es necesaria la estricta adherencia literal a esas reglas y reglamentos. Doctrinalmente, es una posición esencialmente opuesta a la gracia. Aquellos que sostienen una postura legalista, pueden fallar aún en ver el propósito real de la ley, especialmente el propósito de la Ley de Moisés en el Antiguo Testamento, el cual es el ser nuestro “ayo” o “tutor” para traernos a Cristo. De manera que la ley nuestro ayo fué para llevarnos á Cristo, para que fuésemos justificados por la fe. (Gálatas 3:24).


Respecto a nuestra disposición, el legalismo es lo opuesto a ser compasivo, y así, aún los creyentes pueden ser legalistas. En vez de eso, somos enseñados a ser misericordiosos unos con otros. “Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones.” (Romanos 14:1). Tristemente, existen aquellos que se sienten tan seguros acerca de su posición escatológica, que te excluirán de su círculo, antes de permitirte que expreses otra opinión. Eso, también, es legalismo. Muchos creyentes legalistas de hoy cometen el error de demandar solidaridad incondicional a sus propias interpretaciones bíblicas, y aún a sus propias tradiciones. Por ejemplo, hay aquellos que sienten que para ser espirituales, uno simplemente debe evitar el tabaco, las bebidas alcohólicas, los bailes y el cine, etc. La verdad es que el evitar esas cosas no es ninguna garantía de espiritualidad.


Para evitar caer en la trampa del legalismo, podemos comenzar por asirnos firmemente a las palabras del apóstol Juan, “Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo…” (Juan 1:7), y recordar el ser misericordiosos, especialmente hacia nuestros hermanos y hermanas en Cristo. “¿Tú, quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme.” (Romanos 14:4). “Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.” (Romanos 14:10).


Aquí es necesaria una palabra de precaución. Mientras que necesitamos ser misericordiosos unos con otros y tolerantes sobre desacuerdos y asuntos disputables, no podemos aceptar la herejía. Somos exhortados a contender por la fe que una vez nos fue confiada a los santos (Judas 1:3). Si recordamos estos lineamientos y los aplicamos en amor y misericordia, no caeremos ni en el legalismo ni en la herejía. “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el  Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios, y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene y que ahora ya está en el mundo.” (1 Juan 4:1-3).



¿Porque será, que para unas cosas es bueno, lo que dice el Antiguo Testamento y para otras cosas, hay que rechazar la palabra?

 

Entender que los legalismos provocados por el hombre son un insulto a Dios y a su palabra. Es como decir la Biblia está incompleta y contamos con los conocimientos necesarios para corregir las escrituras sobre lo que es correcto e incorrecto. De hecho, cuando lo hacemos estamos entrando a un territorio de mucho miedo. La palabra de Dios dice claramente, que cada palabra de Dios es pura; él es un escudo para los que confían en él. No añadir a sus palabras, para que no te reprendan, y te encuentren siendo un mentiroso (Proverbios 30:5-6). ! La palabra de Dios es suficiente. Y fuerte.


Mirad que ninguno nos engañe por filosofias y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres y conforme á los elementos de este mundo, y no según a Cristo.
(Colosenses 2:8)




¡Dios los bendiga!




=================================================================


Mas temas para leer





=================================================================


1 comentario :

  1. paz de dios. quiero saber acerca de la gran tribulacion? quienes pasaran a sufrir, los gentiles? o solo el pueblo de Israel?..
    otra pregunta el rapto sucedera antes o despues de la gran tribulacion.? Dios les pague

    ResponderEliminar

Recuerda un comentario nos ayuda a mejorar, o bien que te gustaría que publicáramos en este sitio

Suscribase Por correo a Tisbita hombre de fe

Quizás también te interese:

Google+